Información para tu salud > Entorno y Medio ambiente > Contaminacion Electromagnetica > Redes inalambricas

Redes inalámbricas

Los PCs, tabletas, impresoras, teléfonos, etc., pueden usar las redes inalámbricas, y las redes alámbricas usan cable o fibra óptica. Un router es un dispositivo que se usa para interconectar redes, como es la red de PCs de una casa u oficina con Internet mediante cables o transfiriendo los datos por radiofrecuencias a través del aire. Este último es el sistema wifi.

Hay que considerar que un router por cable hace la misma función que un router por wifi con lo que es totalmente innecesario el uso del sistema inalámbrico emisor de radiofrecuencias y que además presenta una serie de inconvenientes técnicos como que la señal es más inestable, y tiene grandes variaciones en su velocidad y capacidad dependiendo sobre todo de lo cerca que esté el dispositivo de un router wifi, con lo que a mejor servicio mayor radiación.

Asimismo, una red inalámbrica genera riesgos de seguridad importantes ya que cualquiera puede acceder a ella si no se usa protección, ya que en una red por cable cada dispositivo tiene que estar físicamente conectado a ella, pero en las redes inalámbricas cualquiera que esté dentro de su campo de radiofrecuencias se puede conectar a ella.

Redes inalámbricas WPAN
Estas tecnologías suelen tener un alcance bastante limitado, y son de tres tipos de redes:
  • Bluetooth: se usa en ordenadores portátiles y teléfonos modernos. Su radio de acción suele ser de unos 10 metros, aunque puede llegar hasta los 100 metros.
  • ZigBee: se usa especialmente en empresas y en domótica (edificios “inteligentes”). Es barato, consume poco y es resistente a las interferencias. Tiene un radio de acción similar al bluetooh, aunque el zigbee Pro puede llegar hasta más de 1.000 metros.
  • Infrarrojo: se usa en mandos a distancia, y aunque se usó en ordenadores portátiles u otros dispositivos inalámbricos ha sido sustituido por el bluetooth, ya que las redes inalámbricas de infrarrojo no funcionan a través de paredes y otros objetos sólidos por lo que el emisor y el receptor tienen que estar en contacto visual. Su radio de acción es menor que el del bluetooth o el zigbee.
Redes inalámbricas WMAN
Su ámbito de acción llega a varias decenas de kilómetros, por lo que puede cubrir una población completa. La principal tecnología WMAN hoy en día es el WIMAX. Su uso está cada vez más extendido, sobre todo en zonas rurales o de difícil acceso donde no llegan el ADSL u otros sistemas de acceso a Internet.

Redes inalámbricas WWAN
Este tipo de redes cubren regiones, países o incluso todo el planeta. Están formadas por muchas redes como son las de la telefonía móvil o las conexiones por satélite. Por este motivo, todos los teléfonos móviles están conectados a una red inalámbrica WWAN: GSM, UMTS, GPRS.

Redes inalámbricas WLAN
Son principalmente las redes wifi. Se usan como red inalámbrica doméstica y empresarial para acceder a Internet y otros recursos. Tipos de wifi:
  • 802.11 n: Compagina procesos de envío y recepción mediante varias antenas, lo que multiplica su cobertura y su capacidad. Tiene un radio de acción de hasta 100 metros en el interior de edificios.
  • 802.11 g y 802.11 b: Su radio de acción es la mitad que la del 802.11 n.
  • 802.11 a: Es el que tiene menor alcance. Unos 20 metros en el interior de edificios.
  • 802.11 ac: En poco tiempo estará muy extendido y alcanzará coberturas mayores que los anteriores modelos.

Wifi

La tecnología wifi (Wireless Fidelity) se usa para realizar conexiones sin cables por medio de radiofrecuencias. Las redes wifi son antenas emisoras de microondas.

Desde el ámbito científico y médico se vienen advirtiendo de los riesgos que estas tecnologías de microondas pueden causar a la salud de los niños que asisten a las escuelas que usan redes inalámbricas, así como a la de los profesores que pasan varias horas diarias sometidos a estas radiaciones de forma continua.

Si nos preocupamos de los riesgos generados por permanecer cerca de una antena de telefonía móvil, al menos en la misma medida deberíamos tener en cuenta la situación de tantos colegios y viviendas con valores de campo electromagnético en muchos casos superiores a vivir cerca de antenas de telefonía móvil.

Si tratamos de impedir que las antenas de telefonía no estén cerca de las escuelas, e incluso muchos ayuntamientos han creado ordenanzas en este sentido, tampoco deberíamos permitir que la radiación de la tecnología wifi esté dentro de las escuelas, de las oficinas y de las viviendas. Por el contrario, en muchas ciudades se está dando acceso gratuito a wifi en cualquier zona urbana, lo cual impide que haya zonas “limpias” de radiaciones.

Sin embargo, en muchos centros escolares, caso de la Universidad Lakehead de Ontario en Canadá, está prohibido el uso de tecnología wifi en determinadas zonas. El rector de dicha universidad considera que “la radiación de microondas en el rango de frecuencia de wifi causa cambios de conducta, altera las funciones cognitivas, activa la respuesta de estrés e interfiere con las ondas cerebrales”.

Pero esto es sólo una valoración basada en la observación de miles de alumnos y de haberse informado convenientemente, según el profesor Henry Lai, de la Universidad Estatal de Washington: “Debe haber por lo menos unos tres mil estudios llevados a cabo durante los pasados 20 años sobre estos efectos (wifi), y hasta ahora el 50% encontró algún efecto perjudicial”.

El físico británico Barrie Trower, asegura, en base a su dilatada experiencia en armamento de microondas, que la radiación de microondas de los wifi es tan peligrosa como la radiación de las armas de microondas. Trower explica, basándose en sus estudios de los efectos de la radiación de microondas, que éstas generan una serie de síntomas como cansancio, fatiga, dolores de cabeza, infecciones, etc., y que existen importantes riesgos especialmente para los niños como consecuencia de los efectos atérmicos.

Aparte de los niños, Trower ha comprobado que los enfermos y los ancianos están más expuestos a padecer respuestas negativas ante la radiación generada por el wifi, por lo que considera inadmisible promover la instalación de wifi en las zonas pobladas o en las escuelas. Asimismo, Trower ha acreditado que se dan numerosos casos de aves muertas en los alrededores de las antenas base de telefonía móvil.

En Bélgica, el doctor Jacques Vanderstraeten, miembro del Consejo Superior de Higiene, propuso en el año 2006 en la revista médica Le Généraliste la hipótesis de la nocividad de las antenas wimax. Y según el reputado cardiólogo doctor Stephen Sinatra, uno de cada 700 niños puede padecer el síndrome de Wolff-Parkinson-White en el que algunos de sus síntomas son aceleraciones e irregularidades de la frecuencia cardiaca provocadas por el wifi y algunos padecerán taquicardias supraventiculares y riesgos cardiacos.

El Instituto Karolinska de Estocolmo en Suecia ha realizado un comunicado advirtiendo de los riesgos de estas tecnologías inalámbricas: “Los científicos afirman que urge detener la difusión de wireless y establecer nuevas normas de seguridad con especial advertencia sobre los riesgos para niños y mujeres embarazadas”. Los niños están fisiológica y neurológicamente en fase de desarrollo y están totalmente desprotegidos frente a la radiación del wifi.

Viendo los resultados de todos estos estudios sobre niños sometidos a campos electromagnéticos y que sufren alteraciones en su comportamiento, así como retrasos en el aprendizaje, deberíamos eliminar en la escuela y en el hogar campos electromagnéticos artificiales.

La campaña ‘Escuela sin wifi’ trata de eliminar las radiaciones de wifi y otros focos nocivos de las escuelas, y que asimismo se extrapole a las viviendas y otros lugares habitados, especialmente cuando son los niños los afectados (www.escuelasinwifi.org).

El wifi genera elevados niveles de radiaciones de microondas similares a los de la telefonía móvil. Esta radiación no afecta sólo a corta distancia, sino que puede contaminar toda la sala donde se encuentra la fuente emisora e incluso las salas y zonas adyacentes. Es uno de los focos emisores de microondas que genera valores más elevados a su alrededor, especialmente preocupantes por su cercanía entre el foco y el usuario y las personas que estén próximas.

Ponerse el ordenador portátil conectado a wifi sobre las piernas expone la zona de los genitales a valores elevados de campos electromagnéticos. En caso de necesidad, lo menos perjudicial es conectarse al wifi sólo mientras se usa. De cualquier forma, la opción más segura es apagar la antena wlan del router y sustituir el enlace inalámbrico a internet por cable ADSL apantallado.

Hay distintos estudios científicos que muestran que sólo el hecho de usar el ordenador portátil sobre las rodillas disminuye la fertilidad masculina por causa del aumento de la temperatura de los testículos, que deben mantener una temperatura inferior a la del cuerpo para poder producir espermatozoides.

Según los investigadores en urología de la Universidad de Nueva York el aumento de cerca de 3ºC en la temperatura del escroto en los hombres que usan el ordenador portátil sobre las piernas “puede suponer un impacto negativo en la espermatogénesis, sobre todo en los adolescentes y jóvenes”.

Pero siendo esto importante, otros muchos estudios indican que los efectos atérmicos de las radiaciones provocados por la tecnología wifi del portátil son mucho más peligrosos y asimismo reducen la motilidad de los espermatozoides, lo que reduce sus opciones de alcanzar el útero, llegar hasta el óvulo y fecundarlo. También han comprobado un aumento de la fragmentación del ADN y, por tanto, una alteración del código genético, que se relaciona entre otros efectos con una reducción de la capacidad de fertilidad.

En distintos estudios científicos se comprueba que tras unas pocas horas de exposición, se reduce significativamente la motilidad de los espermatozoides y se modifica la información genética del ADN en comparación con los espermatozoides que no están sometidos a la radiación del wifi.

En el año 2010, el investigador Conrado Avendaño y sus colaboradores del centro Nascentis de Córdoba (Argentina), comprobaron que el uso de ordenadores portátiles conectados a Internet a través de wifi disminuía la motilidad del esperma humano y aumentaba la fragmentación del ADN del esperma.

Para ello evaluaron muestras de semen de 15 hombres, demostrando que la exposición a los ordenadores portátiles hace disminuir progresivamente la motilidad e induce la fragmentación del ADN en espermatozoides humanos in vitro por un efecto no térmico. Por lo que indican que mantener los portátiles en modo wifi cerca de los testículos puede generar una disminución de la fertilidad masculina. Estos resultados son extrapolables a los hombres que usan la tableta o el ordenador portátil sobre las piernas, ya que la radiación del wifi del ordenador está a pocos centímetros de sus testículos. Un efecto similar se produce en los hombres que llevan el teléfono móvil en el bolsillo del pantalón donde se juntan las altas frecuencias de las microondas con los campos magnéticos de baja frecuencia del propio teléfono móvil.

Este tipo de radiaciones provocan la producción de radicales libres, y como los espermatozoides contienen ácidos grasos poliinsaturados y acetilados en su membrana, ésta puede quedar dañada por los radicales libres, lo que a su vez provoca la disminución de la motilidad de los espermatozoides, muerte celular y alteraciones en el ADN. Precisamente, estos efectos sobre los espermatozoides y el ADN se relacionan con una baja fertilidad, defectos del embrión, abortos espontáneos y una mayor morbilidad de los recién nacidos, especialmente provocada por cáncer. Aynali y sus colaboradores de la Facultad de Medicina de la Universidad Suleyman Demirel de Isparta en Turquía en el 2013 realizaron una investigación sobre la tecnología inalámbrica en la frecuencia de 2,45 GHz del wifi y la toxicidad oxidativa en la mucosa laringotraqueal. Según indican, es bien sabido que el estrés oxidativo induce cáncer de laringe y que la radiación electromagnética induce estrés oxidativo en diferentes sistemas celulares. El objetivo de este estudio fue investigar el posible papel protector de la melatonina sobre el estrés oxidativo inducido por el wifi en la mucosa laringotraqueal de ratas expuestas a la radiación del wifi durante 60 minutos al día durante 28 días. En sus resultados encontraron que la actividad de la glutatión peroxidasa fue menor en el grupo irradiado en relación con el grupo de control y con los grupos irradiados pero tratados con melatonina. Por lo que hay un efecto aparentemente protector de la melatonina en el estrés oxidativo inducido por el wifi en la mucosa laringotraqueal mediante la inhibición de la formación de radicales libres y el apoyo del sistema antioxidante glutatión peroxidasa.

En esta misma línea de investigación, Naziroglu comprobó y publicó en 2012 en el International Journal of Radiation Biología que los dispositivos inalámbricos en la frecuencia de wifi inducen estrés oxidativo y la proliferación de células cancerosas de la leucemia humana a través de la afluencia de moléculas citosólicas de Ca2+.

En los estudios que he realizado en escuelas e institutos he podido comprobar los elevados valores electromagnéticos a los que se someten a los niños y jóvenes, de los que no escapan ni siquiera los más pequeños, que a lo largo de su vida educativa, cuando acaben sus estudios universitarios, habrán estado expuestos más de 25.000 horas a las radiaciones de microondas en las aulas.

En base a la investigación científica, los valores detectados en los centros docentes, así como el uso de dispositivos inalámbricos, pueden ser la causa del incremento de problemas de aprendizaje, falta de concentración y pérdida de memoria entre el alumnado. De hecho, la propia Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa insta a los Estados miembros al uso del cable en las conexiones de acceso a internet en detrimento del wifi.

Podemos prescindir de la tecnología inalámbrica y sustituirla por cables apantallados o por fibra óptica, que es el mejor medio físico y de mayor capacidad que existe de transmisión a larga distancia. Y de cualquier modo, los router han de situarse alejados de los lugares de estancia prolongada.

Las radiaciones electromagnéticas de altas frecuencias del wifi se atenúan al encontrarse con obstáculos como pueden ser los forjados o las paredes, pero aun así atraviesan varias paredes antes de desaparecer. Para reducir la emisión de máxima radiación del lóbulo principal de la antena, en vez de mantener hacia arriba la antena del router wifi, lo mejor es ponerla en horizontal.

Cuando no se use el router hay que desconectarlo, pero mientras la luz wlan esté encendida, el router sigue emitiendo radiación. Aunque lo más eficaz es apagar el wifi y sustituirlo por cable de doble apantallamiento y alta velocidad. Los adaptadores ethernet usan el cableado eléctrico para conducir sus señales de alta frecuencia, y hacen que la instalación eléctrica se convierta en una gran antena. Los cables de las instalaciones eléctricas no son adecuados para conducir altas frecuencias. En caso de tener instalado un adaptador ethernet, mientras se sustituye es importante apagarlo mientras no se usa, y alejarlo todo lo que se pueda de la zona de estancia.

En Francia, los diputados han aprobado una ley que prohíbe la instalación de wifi en las guarderías, y la Comisión de Asuntos Económicos también ha incluido los jardines de infancia en la prohibición con la intención de que la medida se extienda a las guarderías con niños de hasta 6 años. En marzo de 2013 la Asamblea Nacional francesa, dentro de una propuesta para la reconstrucción de las escuelas de la República, votó una enmienda para retirar el wifi de las escuelas y sustituirlo por conexión por cable. La enmienda pretende “presionar a las autoridades estatales y locales para proteger a los niños, especialmente los más jóvenes, de la influencia nociva de las ondas electromagnéticas”.

La Biblioteca Nacional de Francia, la biblioteca de la Universidad de Sainte-Geneviève en París y otras muchas bibliotecas públicas han eliminado el wifi sustituyéndolo por cable. Esto no es más que un paso más en un movimiento que se está dando en todo el mundo.

En el año 2006, la escuela de Prebandal en Chichester, en el Reino Unido prohibió el wifi en todo el campus e instaló internet por cable, al igual que la escuela de Stowe en Buckinghamshire, la escuela de Ysgol en Carmarthenshirem en Gales, la escuela de Ballinderry en Irlanda o la escuela CEIP Beatriz Galindo en España.

En Canadá en el 2008, la Universidad de Lakehead en Ontario también prohibió el wifi, al igual que en 2011 la escuela de Saanich en Victoria Island, la de Vincent Euphrasia de Meaford en Ontario o la de Surrey, BC Roots and Wings Montessori Place.

En el 2009 la ciudad de Hérouville Saint-Clair en Francia prohibió el wifi en las escuelas públicas e instaló internet por cable. Y desde el 2010 el gobierno suizo ofrece cableado de fibra óptica gratuitamente para reemplazar el wifi de todas las escuelas del país.

La Asociación Profesional de Maestros de Inglaterra exige una investigación rigurosa de los efectos sobre la salud de la tecnología wifi, y la Organización sindical de Maestros y Profesores de Irlanda del Norte ha asegurado que es necesario un enfoque de precaución respecto al wifi, y ha instado al gobierno a investigar los efectos biológicos de las redes wifi.

El Gobierno Federal Alemán recomendó en julio de 2007 que ha de evitarse el uso de WLAN en el lugar de trabajo o en el hogar, y que las conexiones cableadas son preferibles.

En el año 2005, la Asociación Austriaca Médica y el Departamento de Salud Pública de Salzburgo advirtió acerca de que el wifi no se debía instalar en las escuelas y guarderías. La Asociación Austriaca de Medicina está actuando contra el despliegue de wifi en las escuelas.

La Oficina Federal Suiza de Salud Pública lleva años informando a la población acerca de cómo minimizar los riesgos del uso del wifi y del teléfono móvil. Desde el año 2010 el gobierno suizo ofrece cableado de fibra óptica gratuita a todos los centros públicos de enseñanza para sustituir la conexión por wifi.

En el año 2008, el Comité Nacional Ruso de Protección contra la Radiación No Ionizante anunció su preocupación por el alto riesgo para la salud de los niños de la utilización de teléfonos móviles y sistemas de comunicación inalámbrica.

En Estados Unidos, la Asociación Norteamericana de Medicina Ambiental en el año 2012 emitió una advertencia pública sobre las redes wifi en las escuelas: “Indudablemente existen y están bien documentados en la literatura científica efectos adversos para la salud por exposición a los campos procedentes de dispositivos inalámbricos, como problemas de aprendizaje, la respuesta inmune alterada o dolores de cabeza. Se recomienda utilizar tecnologías más seguras en la escuela, como el cableado”. Esta misma recomendación de eliminar el wifi y sustituirlo por cable, la hizo en marzo de 2013 la Unión de Profesores de Los Ángeles (incluye a más de 40.000 educadores), y exigía protección en las escuelas frente a los riesgos de los campos electromagnéticos: “Las estadísticas muestran que se puede esperar una reacción inmediata en el 3% de los alumnos y una reacción a más largo plazo en el 30% de las personas expuestas, incluyendo también a los profesores”.



Extraído del libro:
 
"La enfermedad silenciada"
Raúl de la Rosa
Responsable de Contaminación electromagnética
Fundación Vivo Sano

Síguenos en