Información para tu salud > Entorno y Medio ambiente > Pesticidas > Nos protegen los niveles legales

¿Nos protegen los niveles "legales" de pesticidas?

Como se evidencia en estudios científicos25 y en diferentes informes encargados por instancias oficiales de la Unión Europea, como el estudio que encargó la Dirección General de Medio Ambiente (Directorate-General for the Environment) de la Comisión Europea sobre the State of the Art of the Assessment of Endocrine Disruptors, existe una enorme dificultad para definir realmente qué niveles de un contaminante hormonal (como son diferentes pesticidas) son realmente seguros: “en relación con los esfuerzos para caracterizar los riesgos asociados con sustancias que actúan como disruptores endocrinos se ha sostenido que el paradigma actual de evaluación de riesgo requiere modificación o ha quedado obsoleto, porque estas sustancias provocan efectos en dosis muy inferiores a las normalmente utilizadas en los test reglamentarios” que han venido teniéndose en cuenta hasta ahora por algunas agencias.

Se ha publicado acerca de muchos pesticidas que son o se sospecha que son disruptores endocrinos. Entre ellos:

2,4-D, Acephate, Acetochlor, Alachlor, Aldicarb, Allethrin, Amitrole, Atrazine, Bifenthrin, Carbaryl, Carbofuran, Chlorpyrifos, Clofentezine, Cypermethrin, Diazinon, Dicofol, Dimethoate, Diuron, Endosulfan, Fenarimol, Fenbuconazole, Fenitrothion, Fenvalerate, Fipronil, Hexachlorobenzene, Iprodione, Lamda-cyhalothrin, Lindane, Linuron, Malathion, Mancozeb, Maneb, Methomyl, Methyl bromide, Methyl parathion, Metribuzin, Pendimethalin, Pentachloronitrobenzene, Pentachlorophenol, Permethrin, Piperonyl butoxide, Prodiamine, Propanil, Pyrimethanil, Resmethrin, Simazine, Sumithrin, Thiazopyr, Thiram, Triadimefon, Triadimenol, Trifluralin, Vinclozolin, Ziram,...

La insuficiencia de los actuales criterios toxicológicos oficiales para evaluar riesgos y fijar posibles límites “seguros” de exposición a algunos pesticidas, van más allá de los comentados sobre la disrupción endocrina. Hay otros factores, a veces también ligados en mayor o menor grado con efectos hormonales, pero no solo con ellos, que tienden a una subestimación de los riesgos. Entre ellos, el que no se evalúe el efecto de la exposición simultánea a diferentes pesticidas y/o a otras sustancias que el ser humano puede tener en el organismo en un momento dado, o incluso el hecho de que a la hora de evaluar la toxicidad de los pesticidas y establecer el nivel de “ingesta diaria aceptable” de los mismos solo se evalúe el principio activo contenido en el producto, que solo suele ser una mínima parte de su composición total, pero no la toxicidad conjunta de toda la mezcla a la venta (existiendo estudios que muestran que los efectos pueden ser mucho mayores en este último caso).

Síguenos en