Información para tu salud > Noticias

05

Los atletas de élite trabajan duro para sobresalir en deportes, pero también pueden obtener una ventaja natural de las bacterias que habitan en sus tractos digestivos. Ahora, científicos han aprovechado el microbioma de corredores excepcionales y remeros, y han identificado las bacterias particulares que pueden ayudar al funcionamiento atlético con el fin de desarrollar suplementos probióticos que puedan ayudar a los atletas --e incluso a los aficionados al ejercicio físico-- a recuperarse de un entrenamiento duro o convertir más eficientemente los nutrientes en energía.

Los investigadores presentan su trabajo este domingo en el 254 Encuentro Nacional y Exposición de la Sociedad Química Americana (ACS, por sus siglas en inglés), que se celebra en Washington, Estados Unidos, hasta el jueves. "Cuando empezamos a pensar en esto, me preguntaron si podríamos usar la genómica para predecir el próximo Michael Jordan", relata uno de los investigadores de este proyecto, Jonathan Scheiman, científico postdoctoral en el Laboratorio de George Church, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.

 "Pero mi respuesta fue que es mejor otra pregunta: ¿es posible extraer la biología de Jordan y darla a otros para ayudar a hacer el próximo Michael Jordan?", añade. Para responder a esa cuestión, los microbios parecían un buen lugar para empezar. "Somos más bacterias que humanos", afirma Scheiman, investigador postdoctoral en el laboratorio de George Church, de la Escuela de Medicina de Harvard.

"Los insectos en nuestro intestino afectan a nuestro metabolismo energético, facilitando la descomposición de los carbohidratos, las proteínas y las fibras, así como la inflamación y la función neurológica, por lo que, tal vez, el microbioma podría ser relevante para aplicaciones en la resistencia, la recuperación e, incluso, la tenacidad mental", subraya.

Como un primer paso hacia la identificación de bacterias que apoyan el rendimiento atlético, los investigadores recogieron muestras fecales diariamente de 20 atletas que entrenaban para el maratón de Boston 2015, una semana antes y una semana después de la carrera. "Durante dos semanas estuve conduciendo por Boston recolectando muestras fecales y poniéndolas en hielo seco en el automóvil --relata Scheiman--. Seguimos a los atletas longitudinalmente para captar cómo cambia el microbioma entre el rendimiento y la recuperación".

Los investigadores secuenciaron los genomas de las bacterias muestreadas, utilizando métodos metagenómicos computacionales para determinar cuántos y qué tipos de microbios habitaron las muestras fecales. Cuando compararon las muestras antes y después de la carrera, los científicos encontraron un pico repentino en la población de un tipo particular de bacterias después del maratón. "La función natural de esta bacteria es romper el ácido láctico", explica Scheiman. Durante el ejercicio intenso, el cuerpo produce más ácido láctico de lo habitual, lo que puede llevar a la fatiga muscular y al dolor, pero esta bacteria podría ayudar con eso.

UNA BACTERIA EXPERTA EN DESCOMPONER EL ÁCIDO LÁCTICO

El equipo ha aislado las bacterias de las muestras fecales y está comenzando a evaluar sus propiedades. De momento, estos expertos ya han determinado que el insecto destaca por romper el ácido láctico en un tubo de ensayo y sigue siendo viable después de que pasa a través del sistema digestivo de los ratones. Los investigadores ahora están alimentando con las bacterias a los roedores para medir sus efectos sobre los niveles de ácido láctico y la fatiga.



Leer más: Infosalus

Actions: E-mail | Permalink |

Síguenos en