Información para tu salud > Sociedad sana > Relaciones sanas > Compasión: El secreto mejor guardado

Compasión: El secreto mejor guardado

La Universidad de Stanford junto con el Dalai Lama creó el Center for Compassion and Altruism Research and Education y la Universidad de California Berkeley The Greater Good Cience Center, y cada día nacen más y más proyectos con el fin de cultivar la compasión, la bondad y el altruismo para lograr hacer de este mundo un mundo mejor.
   
compasión
   
SEIS COSAS QUE NO SABÍAS ACERCA DE LA COMPASIÓN

1 Nacimos para ser buenos


Nacimos para ser buenos. La empatía, la compasión, la amabilidad y la nobleza son rasgos que compartimos con otras especies, y ahora hay una creciente tendencia a recuperar estas cualidades en nuestra humanidad.

Darwin ya hablaba de la simpatía como el instinto evolucionado más alto, ya que las comunidades con mayores miembros empáticos florecerían mejor y favorecerían la supervivencia del grupo.

2 La compasión es sanadora

“Le puede sorprender, pero lo más innovador que he visto en el cuidado de la salud hasta ahora es una idea simple y comprobada, que la amabilidad tiene el poder de sanar. Durante mi tiempo en Dignity Health, he visto de primera mano el poder de la amabilidad para sanar y ahora la ciencia lo confirma”. Lloyd Dean, Presidente de Dignity Health. Forbes, mayo 2015.

Recibir un trato amable o compasivo en una consulta médica o terapéutica (esfuerzo por conocer al paciente, simpatizar con él, comunicarse con él, escucharlo y responder a sus necesidades) tiene como consecuencia resultados significativos positivos en la salud por la liberación de oxitocina:
  • Reducción del dolor.
  • Reducción de la ansiedad.
  • Reducción de la presión arterial.
  • Sanación de las heridas más rápidamente.
  • Estancías más cortas en el hospital.
  • Reducción en la duración de resfriados.
Si se percibe al proveedor de salud como compasivo es más factible que el paciente siga sus recomendaciones. Ofrecer un trato amable o compasivo incrementa el tono vagal en el sistema nervioso central desactivando el sistema simpático (relacionado con estados de ataque/huida, miedo, desagrado, aislamiento, ansiedad, depresión) y activando el sistema parasimpático (relacionado con pausa, relajación, activación del sistema inmunológico, reducción de la presión arterial y del ritmo cardiaco, aumento de la creatividad, altruismo y apertura) teniendo como resultado mayor salud y felicidad.

3 Favorece las relaciones laborales

Un espacio de trabajo más amable beneficia a los empleados ya que es más probable que se sientan más comprometidos e involucrados, menos exhaustos y tengan clientes más satisfechos.

Una cultura de equipo amable, afectuosa, compasiva y cuidadosa permite que el equipo se apoye en asuntos laborales y personales, y produce:
  • Menores niveles de burnout, menos ausencias no planificadas, mejor ánimo y mayor satisfacción en los empleados.
  • Mejor calidad de vida para los grupos de interés.
  • Más satisfacción con el empleador.
  • Mayor disposición de recomendar la empresa a sus familiares y amigos.
   
relaciones sanas
   
4 Es la mejor estrategia de liderazgo

“No es no corregirlos, pero al elegir una respuesta compasiva cuando ellos saben que han cometido un error, no están destruidos, van a haber aprendido la lección y van a querer mejorar porque usted ha sido amable con ellos”. Jim Doty, neurocirujano en Stanford.

Las estrategias de dirección más amables logran:
  • Disminuir el estrés en los empleados, aumentar el compromiso y lealtad a los jefes, aumentar la productividad, la creatividad y la capacidad para tomar mejores decisiones.
  • Aumento en los ingresos.
  • Disminución en los riesgos de demandas y pleitos legales.
5 Promueve el autocuidado

Ser autocompasivo requiere ser amable y comprensivo con nosotros mismos en momentos de dolor o fracaso, en vez de ser autocríticos, percibir nuestra experiencia como parte de la experiencia humana en vez de verla como aislante, y sostener los pensamientos y sentimientos negativos con conciencia plena en vez de identificarnos con ellos.
  • Reduce la ansiedad y la depresión.
  • Aumenta la felicidad, el optimismo y la satisfacción general de la vida.
  • Mejora la regulación emocional.
  • Mayor resiliencia ante retroalimentación negativa, fracasos o debilidades personales.
  • Mayor conexión y satisfacción social; mejores relaciones.
  • Mayor motivación y menos procrastinación.
  • La autocrítica activa el sistema nervioso simpático que es responsable de la respuesta “ataque o huida” cuando estamos en peligro, elevando las hormonas de estrés como el cortisol en nuestro sistema circulatorio. La autocompasión desactiva este sistema.
  • La autocompasión activa las hormonas de afiliación y amor, como la oxitocina, y activa el sistema de auto-calma incrementando la variabilidad de los latidos del corazón (HRV).

6 Es la mejor forma de estar en el mundo

Los actos de bondad o de ayudar a los demás te ayudan a ti. La neurociencia ahora nos demuestra que hay una conexión directa entre el altruismo y el cuidado y el propio bienestar. Llevar a cabo actos de bondad libera oxitocina, afina nuestros instintos sociales y estimula la red del cerebro asociada al placer y a la recompensa. Ayudar a otros aumenta la esperanza y el coraje y disminuye el miedo y la desesperanza.
   
promover el autocuidado
   
REALIZAR ACTOS DE BONDAD ES UNA OPORTUNIDAD GANA-GANA

1 Nos hace más felices: eleva los niveles de dopamina en el cerebro al conectar con nuestra esencia y nos hace sentirnos bien acerca de nosotros mismos.

2 Salud cardiaca al producir oxitocina en el cerebro: es determinante en el sistema circulatorio al reducir la presión arterial.

3 Desacelera el envejecimiento: la oxitocina reduce los niveles de radicales libres e inflamación en el sistema cardiovascular y la activación del nervio vago.

4 Mejora las relaciones y la sensación de pertenecer a una comunidad: reduce la hostilidad e incrementa la compasión y la empatía.

5 Es contagiosa: tiene un efecto dominó en las personas que la reciben y que la presencian.

¿CÓMO PODEMOS COMPARTIR NUESTRA COMPASIÓN Y AMABILIDAD?

Algunas estrategias sencillas:
  • Escuchar activamente con atención plena sin juzgar o interrumpir.
  • Ofrecer contacto visual suave y no amenazante.
  • Mantener una postura corporal abierta, inclinándose un poco hacia la persona que nos está hablando.
  • Tener permanente conciencia de nuestra expresión facial y tono de voz.
  • Hacer uso del poder del tacto cuando sea posible ya que esto puede comunicar calidez y sentimientos positivos.
  • No aparentar que estamos ansiosos, aunque lo estemos; es irrespetuoso.
  • Practicar meditación o atención centrada en la respiración o mindfulness.
  • Practicar meditación de amor bondadoso.
  • Realizar actos compasivos y actos de bondad con seres queridos y lejanos.
  • Ofrecernos autocompasión y cariño.
El resultado que obtendrás es un aumento en tu presencia, en tu nivel de felicidad y una significativa mejora en la calidad de tus relaciones.

Vale la pena intentarlo.

¡Ánimo no hay tiempo que perder, puedes empezar ahora contigo mismo!
   
Autor: Maria Paula Jiménez

Síguenos en